Turismo y Hoteles

Blog de turismo, alojamientos y hoteles, casas rurales

RSS not configured

Facebook
RSS

Poblado ibérico del Castellar de Meca. Se trata de un importante poblado iberico -que debió gozar de cierta prosperidad, habitado entre los siglos IV y II a.C. Casi con seguridad sería desmantelado por el ejército romano. Ocupaba una superficie de unos 800 mts. de largo por 350 de ancho.
Ya situados al pie de Meca nos vamos encontrando con su legado el gran camino hondo labrado en piedra siguiéndolo llegas hasta el poblado donde encuentras numerosos aljibes y el trazado de las casas.
Los Iberos de esta región eran maestros en el arte de las minas y canteras. Esta ciudad es un autentico refugio ibérico, a ellos le gustaban estos “nidos de águilas” que se inclinaban por el aislamiento e individualismo. Posibles adoradores del sol no seria de extrañar ya que en meca se pueden contemplar unas impresionantes puestas de sol.

Siempre que se alude al poblado ibérico del Castellar de Meca inevitablemente se alude a su camino excavado en la roca, tratándose muy por,encima el tema de su urbanismo. La lejanía en el tiempo puede inducir a pensar en un conjunto de viviendas endebles y mal acondicionadas, pero los datos disponibles de éste y otros yacimientos nos presentan lugares de habitación de firme construcción, organizados en base a la red viana.

Hileras de casas, adosadas las unas a las otras, presentaban su frente a la calle, con fachadas en las que se situaba una puerta, único acceso y fuente de luz del interior ya que no se abrían ventanas al exterior. De una o dos plantas, tenían una cubierta plana o ligeramente inclinada a la calle, construida con vigas de madera y ramas, sobre la que se colocaban cañas y otras materias vegetales que se recubrían de arcilla para aislarlas de la humedad.
Estas casas tenían cimientos de piedra, tallándose parte del alzado de las paredes en la roca madre del cerro o bien construyéndose mediante bloques pétreos unidos con arcilla. Las paredes se levantaban, a partir de estos cimientos, con adobes o tapial, enluciéndose con arcilla líquida o cal para impermeabilizarlos y aumentar la luminosidad en el interior de las viviendas.
En cuanto a la planta de uno de estos habitáculos, podía ser rectangular o cuadrada, desarrollándose en este lugar todos los aspectos de la vida cotidiana; o contar con varios departamentos, destinándose habitaciones para el descanso, almacenaje, transformación de materias primas, preparación de alimentos y estabulación de animales.

En ocasiones, éstas viviendas contaban con silos o almacenes subterráneos para cereales, así como pequeños aljibes para abastecimiento de agua.
El cerramiento exterior de las casas se hacía mediante puertas de madera que contaban a veces con cerradura, consiguiéndose privacidad en el interior, entre unas estancias y otras con la utilización de cortinas.
El acondicionamiento interno incluía hornos y hogares, siendo los suelos de tierra batida y apisonada, evacuándose los humos con chimeneas de cañizo y barro o mediante trampillas en el tejado.
Mesas, sillas, esteras, taburetes y arcones podían figurar entre el mobiliario doméstico, construyéndose bancos corridos a los muros, que eran utilizados como asiento y estante para utillaje doméstico.
Aunque el paso del tiempo ha borrado bastantes huellas del poblado, al lado izquierdo del Camino Hondo, en el punto en el que este efectúa una pronunciada curva, se puede observar un ejemplo de vivienda de dos plantas, siendo visibles los escalones por los que se ascendía al piso superior así como los huecos en los que se apoyaban las vigas y el pequeño aljibe con que contaba esta vivienda.

Continuando la ascensión, desviándose del camino hacia la derecha, una serie de pesebres tallados en la roca nos indicarían la presencia de otra zona urbanizada, pudiendo contemplarse una casa inacabada junto al gran almacén conocido como El Trinquete.
Aunque la mayoría del poblamiento ocupaba la meseta, la excavación realizada en el año 1993 puso de manifiesto que hubo lugares de habitación extramuros, en uno de los tramos de camino a pie de monte.
Ocupado el yacimiento de manera ininterrumpida hasta la Edad Media, muchas de estas casas fueron arrasadas por viviendas posteriores, construyéndose incluso sobre el mismo camino, desvirtuándose la primitiva organización del caserío.

El Castellar de meca esta decarado Monumento Nacional

No related posts.


*

Vacaciones de Aventu

Un viaje hacia el interior desde las muy desarrolladas franjas ...

El irresistible atra

Fez, es la más antigua y más importante de las ...

Espeleología en And

Son estrictas las restricciones para visitar las cuevas y sólo ...

Descubra las maravil

Estratégicamente situado en la confluencia de tres ríos, Ouarzazate que ...

Unas vacaciones aven

La aventura está disponible en todo el Reino Unido y ...

Sponsors

  • Portal Alojamientos y Hoteles
  • Casas rurales Valencia
  • Barnner Libre
  • Reformas y Rehabilitaciones