Turismo y Hoteles

Blog de turismo, alojamientos y hoteles, casas rurales

RSS not configured

Facebook
RSS

Nosotros hemos tenido dónde vivir, pero ¿dónde iréis vosotros cuando os tengáis que ir?

Tanto si lo miramos desde el punto de vista del choque de civilizaciones, como si lo hacemos desde el climático, aunque uno, en parte, es consecuencia del otro. Y yo me voy a referir a este último.

¿Dónde iremos los occidentales en general y los europeos en particular cuando el cambio climático se haga insoportable?

Al parecer, si hacemos caso a los indicios y a las noticias que aquí y allá nos impactan cada día, sobre desastres climatológicos brutales nunca antes registrados, lo hemos conseguido: nos la cargamos. A la Tierra me refiero.

Pero no nos pensemos que las causas son recientes. Conscientemente o no, ya lo venimos arrastrando más de medio siglo. Bastante más. Quizá esos efectos tengan su origen en el comienzo de la era industrial, cuando el hombre empezó a quemar carbón mineral para mover las primeras máquinas a vapor. Ahí empezó el hombre a ensuciar el medio ambiente y las consecuencias de lo que vino después se nos han ido de las manos.

¿Quién no ha oído decir a los mayores la cantidad de fuentes y manantiales que se han perdido en nuestros alrededores?

Ya en épocas prehistóricas, el Sáhara, mayor que Europa, era una enorme sabana de verdor que alimentaba todo tipo de seres vivos. Hoy ese inmenso desierto sigue creciendo y sus consecuencias hace bastantes años la sufren en primer lugar los países del Sahel, al sur del mismo.

Los occidentales (principales causantes) no contentos con rapiñarles vidas (esclavitud) y riquezas (expolio de minerales), les hemos quitado hasta la lluvia con nuestro derroche de energía. “Pero el desierto sigue creciendo, extendiendo sus tentáculos como un cáncer”.

Ahora nos toca a nosotros, y claro, ahora es cuando hay que tomar medidas. Quisiera ser tan optimista como tú, pero el círculo vicioso que hemos provocado parece no tener marcha atrás.

Nos hemos acostumbrado a lo bueno y a eso, cuesta mucho renunciar. Cuanto más calor hace, más fría queremos la cerveza y más fuerte el aire acondicionado, lo que genera más consumo energético y, por tanto, más recalentamiento de la atmósfera.

Porque esos combustibles fósiles, gracias a los cuales, en algo más de siglo y medio ha alcanzado la humanidad un progreso meteórico, han resultado ser también un regalo envenenado. Han permitido mejorar la cantidad y calidad de vida de la especie humana, al menos de una buena parte de ella, lo que ha propiciado la multiplicación de la especie y disparado las posibilidades de realizar una serie casi infinita de actividades que, ineludiblemente, consumen energía, produciendo el calor y la contaminación que, a su vez, acabará con nosotros.

Pero quién es el guapo que renuncia al coche y se compra un burro, silos hubiera, o una bicicleta, con las cuestas que hay en esta isla en que me perdí (y lo que me duele una rodilla).

Que alguien me explique por dónde cortamos este círculo infernal para detener el proceso sin dinamitar el modus vivendi de media humanidad, con lo que ello supondría.

Así que el panorama, quizá algo caricaturizado que yo veo es el siguiente:

Seguirán aumentando las temperaturas. Los pueblos y las especies animales abandonarán paulatinamente las zonas más tórridas del Planeta, es decir, despoblamiento de los trópicos y acercamiento a las zonas templadas y boreales, o sea, próximas al Polo Norte, porque las australes prácticamente son océanos. Aunque siempre nos quedará la Antártida.

Ya veo las ingentes masas de hombres y bestias (olvídense de camiones y de cualquier otro medio mecánico), de hombres y bestias, decía, ya casi indistinguibles unos de otros, cual inmensa manada de bisontes atravesando la sabana requemada, en una nueva edición del Éxodo bíblico, sin otro maná que unos hirientes rayos del sol que hornean las pocas muestras de vida que ha horda va dejando a su paso. Caminando hacia el norte, huyendo del fuego que poco a poco va esquilmando todo rastro de lo que fue la civilización que hemos conocido.

En principio parece una solución. Las enormes extensiones de taiga y tundra siberianas y canadienses, hoy prácticamente despobladas por su clima extremadamente frío, podrían, dulcificándose éste, convertirse en la tierra de promisión.

Imagínense la nueva “riviera ártica” en la desembocadura de los grandes ríos siberianos, con unos días veraniegos interminables, sol de medianoche incluido.., seguidos de una aterradora y casi eterna noche invernal. La de series de televisión que nos podremos chupar de un asentada, sin miedo a tener que madrugar al día siguiente, porque, ¿cuándo es el día siguiente si la noche dura así seis meses?.

Lo malo es que la oliva, en caso de que le pruebe ese clima habrá que cogerla con candiles ya que se cosecha en invierno.

Claro que las leyes de la física nos pueden jugar una última pasada. La acumulación de tal cantidad de masa viva procedente de toda la tierra en las proximidades del Polo, es decir, del eje de rotación terrestre pueden propiciar lo que yo, con mis limitados conocimientos de física llamo el “efecto patinador”: fijaos cuando el patinador gira sobre sí mismo con los brazos extendidos y de pronto los encoge, o sea, los acerca a su eje de rotación, su giro se acelera de forma muy notoria.., así que el globo terráqueo puede iniciar… ¡La gran pirueta final!

Pero no os preocupéis, que esto último no creo que llegue a ocurrir. La naturaleza -humana- llevará a cabo antes alto tan natural como que nos matemos unos a otros, ya sea por el petróleo, el agua, los fanatismos nacionalistas.., las ideas religiosas…

Mientras tanto, hombres y bestias, disfrutemos de esta vida. “Intentemos dejarles algo de ella a nuestros hijos”

El que se perdió en la Isla.

No related posts.


*

Vacaciones de Aventu

Un viaje hacia el interior desde las muy desarrolladas franjas ...

El irresistible atra

Fez, es la más antigua y más importante de las ...

Espeleología en And

Son estrictas las restricciones para visitar las cuevas y sólo ...

Descubra las maravil

Estratégicamente situado en la confluencia de tres ríos, Ouarzazate que ...

Unas vacaciones aven

La aventura está disponible en todo el Reino Unido y ...

Sponsors

  • Portal Alojamientos y Hoteles
  • Casas rurales Valencia
  • Barnner Libre
  • Reformas y Rehabilitaciones